Los Presidentes de México solían utilizar una Banda Presidencial que tenía el color verde de la Bandera en la parte superior, el blanco en el centro y el rojo en la parte inferior. Visto de frente y de izquierda a derecha, los colores lucían en este orden: rojo, blanco y verde. Esto se hacía acorde a lo establecido en el artículo 34 de la Ley Sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacional, que a la letra decía:

“La banda presidencial constituye una forma de presentación de la bandera nacional y es emblema del Poder Ejecutivo federal, por lo que solo podrá ser portada por el presidente de la República, y tendrá los colores de la Bandera Nacional en franjas de igual anchura colocadas longitudinalmente, correspondiendo el color de verde a la franja superior”.

Al seguir al pie de la letra esta ley, la Banda Presidencial mostraba los colores de la Bandera al revés (rojo, blanco y verde en lugar de verde, blanco y rojo). Por ello, en marrzo de 2009, el diputado federal del PRI, César Duarte, y el senador del PAN, Gustavo Madero, presentaron una iniciativa para reformar este artículo, que quedó de la siguiente manera:

“La banda presidencial constituye una forma de presentación de la Bandera Nacional y es emblema del Poder Ejecutivo Federal, por lo que solo podrá ser portada por el Presidente de la República, y tendrá los colores de la Bandera Nacional en franjas de igual anchura colocadas longitudinalmente, correspondiendo el color rojo a la franja superior”.

De este modo, Felipe Calderón entregó la “nueva” Banda Presidencial a Enrique Peña Nieto, y así será en lo sucesivo.

También podría interesarte:  ¿Por qué San Felipe del Progreso?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios