Le Petit Prince o El Principito, del escritor y piloto francés Antoine de Saint-Exupery, es un libro intrigante y lleno de metáforas, a pesar de que es considerado un libro  infantil por la (al menos aparente) sencillez de su planteamiento. Hoy en día es una de las principales obras literarias a nivel mundial, y se ha editado en más de 180 lenguas.

También podría interesarte:  ¿Por qué Dostoievski es el padre del realismo psicológico?

Sin duda alguna, uno de los momentos más populares de la novela es en el que El Principito pide al coprotagonista aviador extraviado en el desierto, que le dibuje un cordero. A pesar de que el cordero del Principito es un elemento que podría llegar a pasar desapercibido, la realidad es que resulta importante para comprender la psicología del personaje y de la obra en general.

El Principito, meme

El famoso meme Keep Calm, aludiendo al Principito

El cordero representa al amigo fiel que puede ayudarte a resolver un problema (por ejemplo el problema de los baobabs, árboles que estaban dejando al Principito sin espacio en su pequeño planeta). La imagen del cordero también representa que todos tenemos la necesidad de otras personas, y cómo habitualmente idealizamos a éstas y que, aún sin racionalizarlo así, tratamos de rodearnos de personas que cumplan todas nuestras expectativas. También nos habla de la muerte, como el momento inevitable que separa a las personas, cuando El Principito revira: “éste está demasiado viejo. Quiero un cordero que viva mucho tiempo”. El dibujo final del cordero dentro de la caja y la aceptación del Principito hacia éste, alude a la imaginación, y al hecho de que conocer la apariencia exterior de algo, y en especial de alguien, no debería ser requisito para brindarle aceptación (El Principito no ve el cordero, éste se encuentra imaginariamente dentro de la caja que le dibuja el aviador).

¿Respondió tu pregunta?

comentarios