La palabra incunable es utilizada, con frecuencia, para describir objetos que poseen una determinada antigüedad, y más específicamente libros en ediciones poco comunes, raras y muy antiguas. Sin embargo la palabra incunable tiene una historia interesante, y su definición es muchísimo más precisa de lo que pensamos.

Para empezar, hay que establecer que el término refiere solamente a determinados libros antiguos, y de entrada no aplica para otros artículos como discos o películas. Tampoco es correcta su utilización para hablar de un libro antiguo por el simple hecho de serlo.

También podría interesarte:  ¿Por qué la Banda Presidencial de Peña Nieto difiere?

El término proviene del latín incunabula, que en español quiere decir “pañales”, y se utilizaba para referir a la primera etapa de la vida de una persona o cosa. El término fue utilizado en 1639 por el destacado bibliófilo alemán Bernhard Von Mallinckrodt, quien se convirtió en un gran experto catalogando material impreso.

El hombre acuñó el término debido a la celebración del II Bicentenario de la invención de la imprenta de Gutemberg.

También podría interesarte:  ¿Por qué el Condado de Hidalgo se llama así?

Von Mallinckrodt eligió, a su albedrío, el período comprendido desde la invención de la imprenta (alrededor de 1440) hasta principios del siglo XVI.  Por ello, el término incunable (según la propia definición de la Real Academia Española) no aplica para cualquier libro antiguo, sino únicamente a aquellos que fueron impresos durante ese período de alrededor de 60 años, cuando la imprenta “estaba en pañales”.

También podría interesarte:  ¿Por qué fracasó la Panasonic 3DO?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios