Las cejas, biológicamente hablando, no son sino una protección para que los ojos no sean invadidos por cuerpos extraños que pudieran dañarlos o dificultar nuestra vista. Es por eso que el pelo que poseen es notablemente más grueso que el ubicado en la cabeza, para permitirles actuar como un filtro ante objetos ajenos o no a nuestro cuerpo, como podrían ser las partículas transportadas por el aire o nuestro propio sudor.

También podría interesarte:  ¿Por qué los caballos "purasangre"?

No obstante, durante mucho tiempo las personas han cuestionado la utilidad de las cejas, que en nuestras culturas han adoptado otro tipo de funciones, que quizá incluso han llegado a ser más relevantes que la asignada por la naturaleza: la cultural / estética y la relacionada con la comunicación. En muchas culturas el rasurar total o parcialmente las cejas ha sido de gran importancia cultural y simbólica, como en el caso del antiguo Egipto.

También podría interesarte:  ¿Por qué jugamos los seres humanos?

Hablando de la comunicación, las cejas se han vuelto muy importantes para denotar distintas expresiones y estados de ánimo. Resulta importante recalcar que este tipo de comunicación no verbal, sino por medio de gesticulación, es comprendido incluso por los bebés, y en el pasado ha sido perfectamente interpretado por personas y comunidades al entrar en contacto con culturas completamente distintas a las suyas.

También podría interesarte:  ¿Por qué han proliferado los eco regalos?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios