La recaudación de impuestos es un tema que los gobiernos se toman muy en serio, y en el caso de México es importante que todos estemos familiarizados con temas como qué es el buzón tributario y para qué sirve, cómo obtener el certificado de sello digital, qué es el folio fiscal y por supuesto qué es el CFDI y para qué sirve. Todos estos y más tópicos son de elevada utilidad, no solo porque pagar impuestos es una obligación para todo ciudadano, sino porque no hacerlo conlleva consecuencias que pueden salirnos lo suficientemente caras como para desear haberlo hecho.

Por todos -o casi todos- es sabido que el SAT impone sanciones monetarias e incluso penales a las personas que incumplen con las obligaciones fiscales. Y si por estas entiendes únicamente la presentación de las declaraciones respectivas y la realización de los pagos que te corresponden, debemos decirte que estás equivocado. El SAT puede sancionarte también si no cumples con una diversidad notable de trámites y requisitos. A continuación te mencionamos algunos de ellos:

  • No habilitar el buzón tributario. Esta reciente implantación del Servicio de Administración Tributaria no es un derecho ni una herramienta optativa, sino una obligación. Según el Código Fiscal Federal, el no activar dicho buzón podría costarnos una multa que va de los 3, 420 a los 10, 260 pesos.
  • El no contar con certificados de sellos digitales o no facturar. El SAT impone una multa de entre 400 y 600 pesos por factura no emitida, así que las sanciones por no contar con los certificados o no facturar por alguna otra razón están a la orden del día. Es importante, por ello, tener al día todos los requisitos, independientemente de cuántas operaciones efectuamos o por qué cantidades. Por eso tenemos que contar en nuestro negocio con la emisión de CFDI totalmente funcionales y con sus respectivos folios, ya que de otra manera podríamos tener problemas con la autoridad.
  • No declarar. Esta es una sanción que puede volverse muy engorrosa de pagar. Se trata del 5% adicional de los impuestos que se encuentren pendientes de saldar en cada uno de los meses no declarados. Para evitarlo es importante estar al día en el cumplimiento de obligaciones.
También podría interesarte:  ¿Por qué comprar libros usados?

Ante estas o cualquier otras faltas, el Servicio puede tomar acciones como la revocación de sellos, firma digital e incluso inhabilitar totalmente al contribuyente para seguir facturando, además de publicar su nombre en una lista de deudores.

Estas son solo algunas de las faltas en las que los contribuyentes comúnmente incurren y que pueden derivar en sanciones importantes por parte de la autoridad fiscal. Solo cumpliendo cabalmente con las obligaciones impuestas por esta se pude gozar de tranquilidad y transparencia en cada una de las operaciones que realicemos en nuestro negocio.

También podría interesarte:  ¿Por qué el aislamiento térmico?

Hay que recordar que todos estos procesos y trámites se pueden realizar mejor con la asesoría de expertos, por ejemplo las organizaciones dedicadas al tema contable, que al ser contratadas se ponen a disposición de sus clientes y en todo momento de encuentran listos para responder cualquier duda y sobre todo para solucionar cualquier problema.

Porque nuestra relación con la autoridad fiscal no tiene que ser tan oscura. Si sabemos manejarla tendremos, sin duda, tal libertad de operación en nuestra actividad productiva que ni siquiera tendremos que dedicar tiempo a pensar o -mucho menos- preocuparnos por este tipo de temas.

También podría interesarte:  ¿Qué son los neobancos y cómo impactan al sistema financiero actual?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios