Las garras de Wolverine, personaje de los cómics y películas X-Men, son de un metal indestructible (ficticio) llamado adamantium, mismo que le fue implantado en un experimento cuyos pormenores han sido narrados en contextos divergentes en las diferentes versiones.  Además cuenta con un esqueleto completo de este material, que recubre el esqueleto que tiene de nacimiento.

También podría interesarte:  ¿Por qué los caballeros femeninos usan máscara?

Wolverine apareció por primera vez en el número 180 del cómic The Incredible Hulk, en 1974, aunque no se dio a conocer su nombre sino en el número siguiente.

Las garras no son parte de los poderes mutantes de Wolverine, que consisten en curar de manera inmediata cualquier tipo de herida o enfermedad, pero sí las posee gracias a dichos poderes. Su capacidad para curarse a sí mismo lo convirtió en el candidato perfecto al experimento, que según la trama se efectuó en 1961.

También podría interesarte:  ¿Por qué el apagón analógico?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios