Decir lluvia de ranas puede sonar gracioso e ilógico, pero es un fenómeno sorprendente que ocurre en ciertas regiones donde los tornados se hacen presentes con una fuerza considerable.

La lluvia de ranas se debe a que algunos tornados o trombas marinas, a su paso sobre las lagunas, lagos, ríos o mares, captura a las formas de vida que ahí habitan, las mantiene consigo suspendidas en el aire y termina depositándolas a kilómetros de distancia del lugar en donde las encontró.

También podría interesarte:  ¿Por qué no reconocemos nuestra voz en las grabaciones?

Así como este fenómeno puede darse con cientas de ranas que terminan cayendo simultáneamente y, de forma literal, del cielo, también puede involucrar a otras especies de animales de pequeño o mediano peso. Hay que mencionar que los tornados, que se forman en el interior de las nubes, llegan a alcanzar hasta 480 kilómetros por hora de velocidad, y es capaz de levantar animales muy grandes, como vacas o caballos, o hasta automóviles o destruir casas de cimentación ligera. En esos casos, y a pesar de su fuerza, el tornado no está “levantando” a manadas enteras de vacas o una flota completa de automóviles, por lo cual no es el mismo caso, ya que no existiría una “lluvia de vacas”, una “lluvia de caballos” o una “lluvia de automóviles”.

También podría interesarte:  ¿Por qué tenemos cejas?

No obstante, las lluvias de animales ya eran retratadas durante la Edad Media, aunque se piensa que se hablaba de ellas desde el antiguo Egipto.  En la época reciente, hay numerosos casos documentados donde han llovido no sólo ranas, sino peces, canarios y otros animales.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios