Seguramente has llegado aquí debido a que te preguntas por qué nos gusta viajar. Si bien es cierto que a casi todas las personas nos fascina tomar nuestras maletas y salir con destino a ese sitio que nos resulta tan atrayente, la realidad es que existen motivos concretos por los que las personas viajan y pocas veces nos detenemos a pensar en el asunto.

 

Nos gusta viajar

Nos gusta viajar porque nos renueva

Existen muchos motivos por los que a las personas nos gusta viajar, tantos que sería difícil enumerarlos. Sin embargo aquí te presentamos algunos de los principales:

  • Nos ayuda a salir de la rutina y el estrés diario. Cuando llevamos mucho tiempo haciendo lo mismo y visitando los mismos lugares, especialmente en lo relacionado al trabajo, es normal que nuestra mente nos haga desear encontrarnos en lugares y situaciones diferentes. Esa es quizá la principal razón por la que la gente gusta de viajar, y también posiblemente la más obvia.
  • Nos da una sensación de libertad. La mayor parte de los estudios tanto a nivel psicológico como social determinan que el ser humano requiere sentirse libre para poder funcionar correctamente y continuar con una vida plena y productiva. Pocas cosas nos brindan tal sensación como lo hace ir de viaje, ya que cuando una persona se encuentra de vacaciones es dueña de su tiempo, a diferencia de los días laboralmente activos.
  • Nos da conocimiento. Viajar nos ayuda a conocer nuevos lugares, costumbres y personas, lo cual es aleccionador y nos permite reflexionar sobre lo que tenemos y lo que aspiramos. También coadyuva a volvernos más tolerantes hacia otras creencias y modos de vida.
  • Permite comer cosas distintas, nuevas y exóticas. Quizá no es la primera cosa en la que pensamos al reflexionar sobre nuestro gusto por viajar, pero ahí está y es más importante de lo que creemos. El comer cosas nuevas y deliciosas es un gran motivador que nos invita a salir de la rutina y hacer el equipaje. Cuando viajamos podemos conocer distintos tipos de comida, lo cual se relaciona en forma directa con un placer primario al que sobra describir, el gastronómico.
  • Viajar fortalece las relaciones. Cuando una pareja tiene problemas en su relación, muchas veces elige viajar como una forma de reencuentro. Pero este efecto, que se consigue cuando las personas cercanas conviven en un entorno totalmente distinto al habitual, no solamente se da con las parejas. También se puede vivir con los hijos y hasta con los amigos y socios de negocios. Siempre es mejor conocer de nuevo a una persona y renovar votos como pareja, familia o amistad en un contexto menos cargado de estrés.
  • Es un sistema de recompensas. Para mucha gente, viajar es su propio premio luego de meses o incluso años de arduo trabajo. La gente se motiva durante largo tiempo en espera de esos días de lejanía y liberación. Viajar, en ese contexto, también nos es útil para mantenernos motivados y productivos el resto del año, generar recursos y a su vez alimentar la idea y el proyecto del viaje, creando un círculo virtuoso perfecto. Además es posible fijar metas de mayor nivel cada vez, con destinos más lejanos o costosos, mejorando así la recompensa.
También podría interesarte:  ¿Por qué las fintech superan a la banca tradicional?

Viajar es muy importante, pero también lo es el contar con una planificación adecuada para hacerlo, con el consejo y las buenas opciones que brindan los expertos. Por ejemplo,  la Agencia de Viajes Avantrip dispone de numerosos planes para tener unas vacaciones maravillosas en el destino de nuestra elección. Si utilizamos el apoyo de un equipo de profesionales, lo más probable es que no solo las vacaciones, sino su organización también resulte divertida y ayude a unir a las personas que van a realizar el viaje.

También podría interesarte:  ¿Por qué algunas personas no sudan?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios