Muchos hemos escuchado sobre las infames tiendas de raya, método de explotación que consistía en el endeudamiento permanente de los obreros y campesinos por medio del crédito, perpetrado por sus propios patrones hacendados (y en menor medida por incipientes industriales).

Las llamadas tiendas de raya eran propiedad de los patrones, quienes solían pagar los sueldos de sus empleados con fichas metálicas o vales de manufactura propia, en vez de con dinero de circulación oficial.  De esta forma los obligaban a gastar su salario, de por sí paupérrimo, en sus propias tiendas y adquiriendo productos a precios frecuentemente altos.

También podría interesarte:  ¿Por qué Nuevo México se llama así?

Si el sueldo no alcanzaba para lo necesario la tienda de raya ofrecía crédito, con lo que se iba generando una deuda impagable que podía llegar a durar décadas e incluso ser heredada a los hijos. Si se trataba de cambiar de empleo o escapar, la policía arrestaba al trabajador.

Este mecanismo leonino de trabajo fue bastante utilizado en tiempos de Porfirio Díaz en México, hasta que fue abolido por el gobierno de Venustiano Carranza en 1915.

También podría interesarte:  ¿Por qué La Habana se llama así?

images (78)

Se les denominaba tiendas de raya debido a que el alto nivel de analfabetismo que existía entre las clases bajas de la época, provocaba que los trabajadores firmaran al recibir su pago poniendo únicamente una raya. Esto también generó expresiones populares como “rayar” (cómo sinónimo de pagar), “mi raya” (mi pago) y “día de raya” (día de paga). Como derivado de estos surgieron otros como “te rayaste” (te fue bien).

También podría interesarte:  ¿Por qué las brújulas señalan al norte?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios