Los afiladores son hombres que recorren las calles, regularmente en bicicleta, tocando de puerta en puerta o instalándose en mercados y lugares públicos, y cuyo trabajo consiste en afilar los cuchillos, machetes, navajas y otros instrumentos punzocortantes a cambio de unas monedas.

Con el paso del tiempo, el oficio de afilador ha ido desapareciendo, sobre todo en las grandes ciudades, donde en muchos casos todavía hace 20 años los hombres dedicados a esta actividad eran figuras conocidas por la gente de todas las edades.

También podría interesarte:  ¿Por qué el Día de las Madres?

La desaparición de este tipo de oficios coincide y puede explicarse con la evolución de la economía y del modelo de producción enfocado al consumo, en el que es más habitual utilizar un artículo, desecharlo cuando ya no sirve y adquirir otro, que realizar reparaciones a éste. Los hábitos de consumo han cambiado hacia este modelo y por lo tanto afilar los cuchillos de la casa ya no es una práctica tan necesaria como solía serlo.

También podría interesarte:  ¿Por qué el sábado se trabaja medio día?

Además, la elevada oferta en el mercado de utensilios a precios accesibles, vuelve más fácil para un consumidor el comprar un nuevo juego de cuchillos que llevar a afilar el que ya posee, razón que también ha coadyuvado para que los afiladores desaparezcan gradualmente como oficio.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios