Si alguna vez has pensado en usar aceites esenciales seguramente conoces los beneficios que brinda la aromaterapia. Este tipo de tratamiento se sirve de las sustancias conocidas como aceites esenciales puros para restablecer la armonía y el equilibrio en el cuerpo de una persona.

Los aceites esenciales son concentraciones altamente volátiles de sustancias, basadas en ingredientes activos específicos. Estas fórmulas varían en su composición y características, así como en su color y aroma, dependiendo del uso para el cual se les requiera.

Existen muchos tipos de aceites esenciales así como presentaciones y aplicaciones, entre las que destacan el gel, la crema hidratante, la loción y la crema para masajes.

Se ha establecido que algunos aceites esenciales son tanto o más potentes que los medicamentos disponibles en las farmacias para tratar determinados padecimientos. Tal es el caso de productos como el aceite de clavo de la india, el cual tiene fuertes propiedades analgésicas y que si se consigue en un grado óptimo de pureza será muy eficaz para aliviar dolores.

También podría interesarte:  ¿Por qué los sellos de caucho siguen haciendo falta en las empresas?

Al ingresar a nuestro torrente sanguíneo a través de las vías respiratorias, los aromas son capaces de producir importantes efectos en nuestra salud física e incluso mental, ya que pueden influenciar la bioquímica del sistema nervioso. También pueden tener excelentes efectos si se aplican y absorben a través de la piel.

Cuando se comienza en el uso de los aceites esenciales, es importante elegir siempre el producto adecuado, ya que los hay para distintos usos, desde los que tienen propiedades antivirales, fungicidas o antibacteriales hasta aquellos que se utilizan para fines estéticos o de relajación.

Aceites esenciales y los diversos tipos de padecimientos físicos

Si se sufre de náuseas y vómitos, aceites como los de menta, jengibre, limón, naranja y eneido resultan ideales.

Por otro lado, si el paciente está experimentando una sensación de baja energía, puede utilizar aceites esenciales de canela, cardamomo, pimienta negra, trébol (que tiene una enorme capacidad antioxidante), árbol de té, romero o salvia.

También podría interesarte:  ¿Por qué existe el daltonismo?

Pero quizá los más sorprendentes son los fenilpropanoides, que específicamente combaten bacterias, virus y hongos directamente a nivel celular. Entre ellos destacan la canela, el orégano, el anís y la menta.

Usar aceites esenciales para tratar el insomnio y la ansiedad

El aceite de lavanda ha demostrado su efectividad en el tratamiento de padecimientos de orden psicológico tales como el insomnio, la depresión y el trastorno de ansiedad. En las últimas décadas este tipo de enfermedades se han vuelto inherentes a la vida humana, sobre todo en entornos urbanos y laborales donde el estrés y las altas exigencias son el común denominador.

El efecto sedante de los aceites de lavanda ha sido comparado en efectividad, incluso, con el de fármacos del grupo de las benzodiazepinas como el Lorazepam, utilizado con frecuencia en el tratamiento de enfermedades como el trastorno de ansiedad generalizada (tag).

También podría interesarte:  ¿Por qué creer en la brujería?

Usar aceites esenciales tiene la ventaja de que es posible combinar el efecto de más de una sustancia y tipo de aplicación, con lo que frecuentemente se obtienen resultados sorprendentes en los pacientes. Por ejemplo, el uso de aceite de lavanda se puede amalgamar con aceite de jazmín, conocido por aumentar los niveles de respiración y de oxígeno en la sangre, lo cual mejora la actividad conductual.

En resumen, usar aceites esenciales puede ser de gran utilidad para aquellas personas que no han encontrado el camino para lidiar con sus problemas de salud o bien para aquellas que están buscando relajarse y en general mejorar su estilo de vida.

 

 

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios