Suspiramos ante las emociones muy fuertes debido a que bajo éstas, el organismo produce adrenalina y norepinefrina, generándose una sensación similar a la del esfuerzo físico.  Esto aumenta la cantidad de aire en los pulmones, que realizan para ello inflaciones adicionales.  Al liberar el aire no utilizado (por medio de lo que conocemos como suspiro), se siente una sensación de alivio.

También podría interesarte:  ¿Por qué las lágrimas saben saladas?

El suspiro tiene también su enfoque sociocultural, por lo que  es posible suspirar de manera “artificial”, es decir, voluntaria, ante ciertos estímulos o situaciones habitualmente identificadas con el suspiro.

 

suspiro

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios