El hipo ocurre por la contracción involuntaria, repetitiva y espasmódica de un músculo llamado diafragma que se ubica en la base de los pulmones. Este músculo, al contraerse o relajarse, permite el proceso de respiración en todos los mamíferos y en algunas aves. Cuando se contrae el diafragma se ensancha la cavidad torácica para que el aire pueda entrar en los pulmones; cuando se relaja el diafragma los pulmones se contraen y es posible expulsar el aire.

También podría interesarte:  ¿Por qué Cervantes era el manco de Lepanto?

Estos espasmos repetitivos del diafragma provocan un cierre violento de las cuerdas vocales que producen su característico sonido.

Las causas principales de este funcionamiento irregular del diafragma son varias:

  • Por ingerir líquidos o sólidos muy deprisa o alimentos muy calientes o muy fríos.
  • Sufrir estrés, ansiedad o emociones fuertes.
  • Consumo de bebidas carbonatadas.
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Tabaquismo y abuso de substancias alcohólicas.
  • Distensión gástrica.
  • Embarazo.
  • En los niños suele darse también después de un llanto prolongado.

Según su duración, se cataloga al hipo como agudo, persistente o refractario.

También podría interesarte:  ¿Por qué dicen saca el pack?

El hipo agudo dura de pocos minutos hasta 48 horas y tienen en la mayoría de los casos un efecto benéfico para el organismo. Puede ser tratado con métodos tradicionales como detener la respiración por unos 15 segundos (apnea), o tomar agua mientras se contrae el vientre.

El hipo persistente es aquél que dura más de 48 horas y hasta un mes. Estos hipos son con frecuencia manifestaciones de enfermedades o padecimientos graves que deben ser atendidos por un médico.

También podría interesarte:  ¿Por qué La Pantera Rosa era un diamante?

El hipo refractario dura de un mes hasta a varios años. Este hipo incapacita a la persona que lo sufre dificultando actividades comunes como respirar, dormir, beber y comer. Afecta la convivencia social y la comunicación y llega a provocar insomnio, depresión y trastornos psicológicos.

Los hipos refractario y persistente afectan a tan sólo 1 de cada 100,000 individuos.

El caso más largo de hipo conocido fue de 68 años y lo sufrió el estadounidense Charles Osborne de 1922 hasta 1990.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios