rudolf_hessEl extraño viaje en avión realizado por el segundo al mando del Tercer Reich, Rudolf Hess, en 1941, es todavía uno de los grandes misterios de la II Guerra Mundial.

Piloteando en solitario, Hess llegó a Escocia. Logró evadir las patrullas de la Royal Air Force, y se lanzó en paracaidas tras poner de cabeza el avión. El plan de Hess era aterrizar en una finca propiedad del Duque de Hamilton, misma que según testimonios estuvo iluminada esa noche, pero aparentemente no lo estaba más cuando Hess sobrevoló el área.

También podría interesarte:  ¿Por qué HSBC se llama así?

Hess y el Duque se habían conocido durante los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, aunque el noble rápidamente marcó distancia respecto a su visitante, negando tener asunto alguno con él. Hess alegó que se encontraba ahí para negociar la paz con Gran Bretaña, pese a lo cual fue hecho prisionero, quedándose en prisión hasta el final de la guerra en 1945, cuando fue juzgado en Nuremberg al lado de otros jerarcas del NSDAP.

Se piensa que Hess realizó esta extraña acción en calidad de emisario de Hitler, quien sabía de la dificultad de enfrentar al mismo tiempo a la URSS y a Gran Bretaña, por lo que un acuerdo de paz con los ingleses le permitiría concentrar todo su poderío bélico en un solo frente contra los rusos.

También podría interesarte:  ¿Por qué los cangrejos caminan hacia atrás?

Otra teoría, ampliamente discutida, es que las facultades mentales de Hess no se encontraban en plenitud. Durante su reclusión y en la primera etapa del Juicio de Nuremberg, Hess alegó amnesia, al grado de desconocer a sus propios hijos en fotografías que le fueron presentadas. También, en un careo con el también líder de alto rango del gobierno nazi, Hermann Göring, dijo no conocerlo. Sin embargo, más tarde reconoció haber fingido esta pérdida de memoria.

También podría interesarte:  ¿Por qué se celebra el Día del Trabajo?

Gracias a que su misterioso viaje en avión lo hizo estar preso desde 1941 hasta el final de la guerra, no tomó parte del gobierno alemán durante la etapa en la que los nazis cometieron los delitos más graves que se les imputaron durante la guerra, lo cual fue esencial para salvarlo del patíbulo. Pasó el resto de su vida en la prisión de Spandau.

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios