El insomnio es un trastorno del sueño que consiste en la incapacidad de dormir en calidad o cantidad suficientes para sentirse descansado y activo al día siguiente. El 50% de los adultos padece insomnio en algún momento de su vida, ya sea presentando problemas para conciliar o mantener el sueño, despertar precoz o un sueño no reparador.
La cantidad de sueño necesario es variable en cada persona y está genéticamente determinado.

También podría interesarte:  ¿Por qué los médicos y las enfermeras visten de blanco?

La mayoría de las veces, este trastorno se debe a algún problema de índole ambiental o psicológica y, dependiendo de su origen, deberá ser su tratamiento. En algunos casos se trata sólo de malos hábitos como el consumo de sustancias que alteran el cuerpo antes de ir a la cama, como cafeína, fármacos, refrescos de cola. Otro mal hábito es la falta de horarios regulares para ir a la cama.

También podría interesarte:  ¿Por qué existe el daltonismo?

La ansiedad o la depresión son factores que también pueden afectar el sueño
Existe un tipo de insomnio llamado psicofisiológico, que consiste en asociar la habitación y los rituales preliminares al sueño, como lavarse los dientes, ponerse la piyama, etcétera, con la vigilia y no con el descanso. Este trastorno es frecuentemente situacional, relacionado con un evento estresante determinado.

Un caso extremo de este trastorno es el insomnio familiar fatal. Es una enfermedad que se desarrolla progresivamente y se transmite genéticamente de forma dominante. Inicialmente se presenta una dificultad para consolidar el sueño, que evoluciona posteriormente hacia una incapacidad total para iniciar y mantener el sueño, que suele venir acompañada de hiperactividad vegetativa, temblor, movimientos bruscos e involuntarios, la progresión hacia el coma y finalmente la muerte.

También podría interesarte:  ¿Por qué eficacia y eficiencia?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios