Para muchas personas resulta impresionante el hecho de que las brújulas señalan siempre al norte sin importar la manera en que las orientemos o movamos. Siempre señalará hacia el norte a menos que la acerquemos a un imán, y esto se debe al fenómeno llamado magnetismo. Así es: las brújulas son dispositivos magnéticos, que responden a un enorme cuerpo que funciona como un imán: la Tierra, cuyo magnetismo hace que la aguja imantada se oriente siempre en el mismo sentido.

También podría interesarte:  ¿Por qué la arena es blanca?

Así es: la brújula tiene una aguja imantada posicionada sobre un eje rotatorio, en el que se mueve libremente. La aguja responde al magnetismo del planeta, indicando así el norte magnético (no el norte geográfico, lo que la vuelve inútil en las zonas polares norte y sur).

La brújula fue inventada en el siglo IX, en China, siendo originalmente una aguja imantada flotando en un recipiente lleno de agua. También se tienen datos de que la cultura olmeca tenía instrumentos magnéticos debido al descubrimiento de un artefacto con magnetita. Esto ha abierto la especulación, surgiendo la teoría de que esta cultura mesoamericana pudo haber utilizado brújulas alrededor del año 1000 A.C, mientras que la primera referencia china del uso de una aguja magnetizada data del año 1086, D.C.

También podría interesarte:  ¿Por qué Rudolf Hess viajó a Escocia?

Sobre la difusión de la brújula como invento, se piensa que de China pasó a Europa, aunque también hay hipótesis de que en Europa se inventó de manera independiente a China. También se especula sobre cuál de los dos lugares la exportó al Medio Oriente.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios