La historia del Perro de las dos Tortas, o la frase “se quedó como el perro de las dos tortas” es sumamente conocida para aludir a alguien que, luego de tener dos opciones en algo, se termina quedando sin ninguna de las dos. A pesar de lo popular que es en México, el origen de esta frase es objeto de discusión.

También podría interesarte:  ¿Por qué el triángulo isósceles se llama así?

Una de las teorías más aceptadas sobre el génesis de esta frase popular es la que la asocia a una de las fábulas atribuidas a Esopo, llamada El perro y el reflejo en el río, escrita en el siglo VI A.C. Más tarde, en el siglo IV, A.C., Fedro tradujo esta fábula al latín.

Sin embargo, el objeto de esta fábula era reflexionar acerca del deseo de lo ajeno, bajo la premisa de que quien ambiciona lo ajeno termina perdiendo lo propio.

También podría interesarte:  ¿Por qué un ojo al gato y otro al garabato?

En la versión mexicana, es decir la frase se quedó como el perro de las dos tortas, no sólo se concibe esa explicación, sino que la frase también se asume como “no se puede abarcar demasiado” o “no se puede servir a dos amos a la vez”.

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios