El término Cine B surgió durante la edad de oro de Hollywood, y se utilizaba para definir a las producciones cinematográficas de bajo presupuesto, frecuentemente destinadas a su proyección sin publicidad, al lado de una cinta más importante. Hoy en día este cine es objeto de culto y en el internet se ha consolidado como uno de los contenidos favoritos de miles de espectadores.

Con frecuencia, el contenido del Cine B abarca temas propios de la llamada ficción de explotación (temáticas sexuales, violentas, criminales, paranormales, o cualquier otro tópico capaz de despertar la lascivia de la audiencia). Por ello, este tipo de cine suele ser catalogado como cine de explotación.

También podría interesarte:  ¿Por qué el terremoto de la Iberoamericana?

La crisis de 1929 obligó a las grandes casas productoras a replantear su fórmula, adaptándola a la situación económica prevaleciente. Así, los estrenos eran presentados por las principales compañías productoras en sus propias cadenas de salas, monopolizando así la primicia de las nuevas películas y vendiendo las entradas a precios elevados.

Luego del período de estreno, seguía un receso de unas semanas, en las que la cinta se “enlataba”. Más tarde, se distribuía a las salas independientes en una segunda, tercera y hasta cuarta ronda, volviéndose cada vez más barata la entrada. Parte de este modus operandi era ofrecer dos películas por el precio de una, para que los sectores que no pudieran pagar por las primeras o segundas exhibiciones, tuvieran una atracción adicional para ver una película que había sido estrenada tiempo antes. Esta segunda cinta era un rodaje de bajo presupuesto, una película de categoría “B”. Sin embargo, el concepto de la función doble resultó muy popular, tanto así que para mediados de los años ’30 casi todos los cinemas ofrecían funciones dobles. Este sistema permaneció hasta el año 1948, cuando las grandes cinematográficas fueron acusadas de monopolio, reduciendo así  el interés de dichas empresas por la producción de Cine B. Este hecho, aunado a la llegada de la televisión, cuyos seriales reducían el interés por la segunda función, aniquilaron este tipo de películas.

También podría interesarte:  ¿Por qué la Habitación 39?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios