Para todos resulta natural el hecho de que en el verano hace mucho calor en comparación con las otras estaciones del año, y suele ser una realidad sobre la que muy pocas veces llegamos a preguntarnos. Sin embargo, las elevadas temperaturas presentes durante el verano tienen una explicación astronómica. Este hecho se debe a los rayos solares que ingresan a la Tierra, y a la perpendicularidad de éstos en comparación con el planeta.

También podría interesarte:  ¿Por qué se retiró Bret Hart?

Entre más perpendiculares son los rayos del Sol que llegan (como ocurre durante el verano debido a la posición de la Tierra), abarcan una menor superficie del planeta y por lo tanto son más intensos en las áreas que sí tocan. Es decir, durante el verano el calor del Sol no se “distribuye” o “reparte”, sino que se concentra en una área más pequeña de la superficie terrestre.

También podría interesarte:  ¿Por qué Excélsior trajo el Día de las Madres a México?

El planeta Tierra tiene una inclinación de 23.5 grados en su giro mientras realiza la eclíptica alrededor del Sol, lo cual causa que la distancia y posición del mismo punto de la superficie terrestre con respecto al astro cambie y con ello la perpendicularidad con la que los rayos solares alcanzan el planeta varíe de un día a otro, junto a la intensidad del calor veraniego.

También podría interesarte:  ¿Por qué hay que ver el cielo entre el 20 de enero y el 20 de febrero?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios