Mucha gente se ha preguntado por qué desaparecieron los diskettes o disquetes, esas herramientas de almacenamiento que no sólo eran útiles, sino totalmente necesarias, en los primeros años en que la computación permeó en nuestras sociedades.

Aunque existieron numerosos formatos y tamaños para estos dispositivos, los diskettes más conocidos eran los más flexibles y grandes, de 5 1/4 pulgadas, y posteriormente los de 3 1/2 pulgadas, que perduraron más. Ambos formatos coexistieron un tiempo y finalmente desaparecieron, primero los de 5 1/4 y luego los de 3 1/2.

También podría interesarte:  ¿Por qué las curiosidades tienen tanto éxito en la red?

El proceso de extinción de los discos flexibles se debió principalmente a dos razones, sumamente ligadas una con la otra:

  • Su baja capacidad de almacenamiento, que sólo podía alojar 1.2 MB en alta densidad, en el caso de los de 5 1/4, y 1.4 MB en alta densidad en lo que respecta al formato de 3 1/2. La llegada del CD, que alberga hasta 700 MB, los volvió rápidamente obsoletos, a pesar de notables intentos tecnológicos por mejorarlos en este ámbito, como los SuperDisc de 3M, capaces de hospedar hasta 240 MB. La inferioridad de los diskettes se debe a que la superficie magnética tiene un mayor “coste por bit” que la superficie de un medio óptico; es decir, se pueden escribir muchos menos datos en la magnética.
  • Su fragilidad. Se dañaban por el uso normal (sobre todo los de 5 1/4) y de hecho hasta por el clima y el almacenamiento. También por doblarlos o poner el dedo sobre el disco interno.
También podría interesarte:  ¿Por qué el mito de E.T. de Atari?

No obstante, estos dispositivos aún para 2016 seguían teniendo cierta compatibilidad, dado que sus lectores no requieren de ningún tipo de controlador para funcionar, y técnicamente es posible instalarlos en muchos sistemas modernos.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios