Continuamente los ordenadores están expuestos a amenazas de robo de información, virus informáticos y otros códigos maliciosos que podrían afectar seriamente el rendimiento del equipo y comprometer aspectos laborales o íntimos de una persona. Por ello es importante contar con un buen antivirus que garantice la protección acorde a cada perfil de usuario.

Junto con Neolo, proveedor de servicios de Hosting en México, hemos redactado algunos tips para aprender a elegir un software eficiente que nos garantice protección frente a las amenazas que abundan en el ciberespacio.

 Definir el nivel de seguridad

 Antes de instalar un antivirus es importante definir qué nivel de protección se necesita. Este parámetro se delimita según el tipo de actividad realizada y el uso habitual que se dé al equipo. Es posible optar por un nivel de seguridad bajo, medio o alto. No es el mismo grado de protección el que se precisa si sólo se usa el ordenador para navegar y chequear diariamente el correo, que el necesario para aquellos que llevan adelante importantes transacciones o para quienes Internet es su herramienta de trabajo.

Conocer las características del equipo

 Este paso nos permite seleccionar el programa más eficiente según las especificaciones técnicas de nuestra computadora. Ignorar la memoria RAM de la PC o su capacidad de almacenamiento en el disco duro al realizar la instalación puede entorpecer el rendimiento del equipo. Es aconsejable seleccionar un antivirus que tenga un uso razonable de la memoria disponible. No siempre lo más moderno es lo más adecuado o lo correcto, ya que existen versiones de última generación que podrían no adaptarse a equipos de mediana o baja gama. Lamentablemente, esto genera más inconvenientes que soluciones en el largo plazo.

Procurar las garantías necesarias

Si bien existen algunos programas gratuitos que brindan una protección eficaz, el hecho de seleccionar un producto pago ofrece ciertas garantías a tener en cuenta; más aún si su uso será de carácter profesional. La primera diferencia entre un antivirus pago y uno gratuito es que los primeros se actualizan continuamente ante la presencia de nuevos virus, mientras que los gratuitos eliminan generalmente virus ya conocidos de antemano. Al comprar en una tienda se contará con funciones adicionales y el soporte técnico oficial en caso de ser necesario. Dichas funcionalidades son los famosos controles parentales, firewalls más elaborados para evitar delitos y análisis de rendimiento y reportes, entre otros.

También podría interesarte:  ¿Por qué los remedios naturales para la gastritis?

Seleccionar el tiempo de protección

Siempre será mejor contar con un antivirus que supervise el equipo continuamente y envíe alertas ante cualquier tipo de amenaza. Para ello lo ideal es utilizar un sistema de monitoreo en tiempo real. A diferencia de aquellos activados a demanda, la protección en tiempo real permite conocer de inmediato si un virus o malware intenta instalarse o ejecutarse en el equipo. Al detectar una amenaza potencial el programa enviará una notificación y una serie de alternativas para solucionar el conflicto.

Optar por la velocidad adecuada

Así como es importante contar con una buena capacidad de detección y desinfección deberá tenerse en cuenta la velocidad de ejecución del software seleccionado. A la hora de proteger los equipos y la información privada, es recomendable que el producto sea veloz y al mismo tiempo que no ralentice el funcionamiento del ordenador. Para elegir sabiamente debemos tener en cuenta el punto anterior acerca de las capacidades del sistema.

También podría interesarte:  ¿Por qué Tim Berners-Lee es el padre de la web?

¿Respondió tu pregunta?

comentarios