Sin duda alguna comprar una vivienda nueva es una buena decisión sobre adquirir una de segunda mano y esto no solo se debe al mero gusto que sentimos al estrenar. Hay muchas cosas que debemos razonar muy bien la decisión de adquirir un inmueble, el cual se convertirá en uno de los principales patrimonios de nuestras vidas y uno de los más importantes es la eficiencia energética.

Consideremos el factor ecológico, mismo que en pleno siglo XXI no podemos ignorar como consumidores de recursos. Hoy en día el mundo entero ha avanzado estableciendo políticas en materia de ahorro de energía, cuyo apego es legalmente necesario en muchos países para poder iniciar una obra nueva. Algo similar ocurre con los fabricantes de materiales para construcción y en general de los aditamentos que se utilizan para las instalaciones eléctrica e hidráulica. Debido a esta concientización y a la normatividad vigente al respecto, cuando adquirimos una vivienda nueva estamos contribuyendo a reducir el consumo energético, lo cual no solo nos brindará ventajas ecológicas, sino también financieras.

También podría interesarte:  ¿Por qué se llama dolor de caballo?

Comprar una vivienda nueva y los beneficios ambientales que aporta

En la actualidad existen empresas como Aldesa, organismo español que ha alcanzado un importante grado de especialización en este rubro, logrando auténticas casas ecológicas que optimizan al máximo los recursos. Esto se logra gracias a que hoy en día existen parámetros para medir la eficiencia energética de un edificio, gracias a los cuales podemos saber, en una escala de la A a  la G, cuánta energía se está consumiendo o en este caso cuánta energía va a consumirse.

Gracias a la implementación de avances como las celdas o placas solares para reducir el consumo de gas, la optimización de las ventanas para aprovechar al máximo la luz natural y su sellado hermético con el fin de reducir el uso de los sistemas artificiales de calefacción, se han conseguido grandes resultados en cuanto a eficiencia energética en las construcciones modernas. Con ello, el consumidor final puede ahorrar sumas considerables al año por su menor consumo. En este rubro, Aldesa también es una referencia importante.

También podría interesarte:  ¿Por qué los bolígrafos tienen un agujero?

Huelga decir que la mayor parte de las características arriba descritas pueden adaptarse a una vivienda de segunda mano, sin embargo el resultado nunca será comparable con el que se obtiene al comprar una vivienda nueva debido a que ésta ha sido construida desde cero pensando en estos factores, mientras que la vivienda de segunda mano requeriría de adecuaciones con costo adicional para tratar de alcanzar el mismo nivel de eficiencia energética.

Comprar una vivienda nueva: la cercanía con todo aquello que necesitamos

Aunque no es una regla general, lo más común es encontrarnos con desarrollos de viviendas nuevas que se encuentran en ubicaciones bastante convenientes para nosotros. Esto se debe a que el urbanismo se ha desarrollado a la par de las tecnologías y la cultura ambiental, de tal suerte que por la mayoría de los proyectos modernos de vivienda están ubicados cerca de escuelas, hospitales, centros comerciales y demás espacios públicos de los que requeriremos en nuestra vida cotidiana.

También podría interesarte:  ¿Por qué Stephen Hawking es tan famoso?

Al momento de adquirir nuestro patrimonio es importante contar con la confianza de hacerlo con empresas sólidas y de experiencia como es el caso de Aldesa Proyectos, que ha desarrollado numerosos casos de éxito en los sectores de la construcción, industrial, tecnología y energías renovables.

Es innegable que en nuestro tiempo existe una mayor conciencia tanto del cuidado de la ecología como del manejo de nuestras finanzas personales, las cuales se ven altamente beneficiadas con los sistemas de consumo de energía. Y esas son, precisamente, las dos principales ventajas que nos aporta el comprar una vivienda nueva sobre una vivienda de segunda mano.

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios