Mejorar el aprendizaje utilizando técnicas de estudio precisas y eficientes es algo que nos traerá, indudablemente, muchos mejores resultados a la hora de estudiar. Se trata de recursos con los que la persona que está aprendiendo puede optimizar su rendimiento y por supuesto avanzar más rápido en el camino.

Una técnica de aprendizaje es un proceso didáctico que ayuda a recordar y asimilar mejor la información a un estudiante. Existen formas tanto autónomas como colectivas para mejorar el aprendizaje gracias al empleo de dichas técnicas.

Utilizando herramientas auditivas, visuales y kinestésicas se puede lograr grandes resultados en el aprendizaje tanto de campos básicos como de otros tan diversos y extensos como una Licenciatura en contaduría, Licenciatura en Derecho, Maestrías o Ingeniería en sistemas.

A continuación mencionaremos algunas de las técnicas más conocidas y útiles:

  • Elaboración de mapas conceptuales. Se trata de la realización de organigramas, cuadros y mapas que sirven para que el estudiante se familiarice con los términos y conceptos de manera general. También mejoran el entendimiento de un tema de una forma más integral que cuando se revisan los conceptos y capítulos por separado. Por medio de este tipo de ejercicios el estudiante puede integrar los temas relacionados y comprenderlos en cada una de sus aristas.
  • Estudio de casos. Es un ejercicio sumamente enriquecedor en lo que al conocimiento de un tema se refiere, ya que el estudiante puede realizar una comprensión reflexiva y bien ejemplificada.
  • Subrayado de libros y otras fuentes. Aunque subrayar los libros no es una práctica que nos encante ya que es bueno preservarlos en su estado original por si alguien los utiliza en el futuro, a mucha gente esto le resulta útil a la hora de aprender, sobre todo si se está preparando para algún examen. Resaltar las partes importantes y repasarlas puede tener un efecto positivo en ese momento.
  • Realizar apuntes propios. Esto es de gran utilidad, sobre todo si es el mismo estudiante quien elige qué tópicos son los que debe anotar, ya que para realizar tal selección está leyendo, analizando y asimilando en un proceso cognitivo individual. Si se hace con la adecuada supervisión (y en muchos casos también si no), esto puede volverse una forma excepcional de optimizar el proceso de aprendizaje.
  • Mapas mentales. Pocas técnicas tienen la peculiaridad de ser tan efectivas y fáciles de implementar como la realización de mapas mentales, proceso que es cada vez más común en todos los centros de estudio. Este tipo de mapas sintetizan nuestras ideas y las colocan de manera organizada para asegurar la comprensión. Hoy en día existen aplicaciones informáticas muy útiles para ayudarnos en el proceso.
  • Brainstorming. Hablando de colectividad, el brainstorming (donde un grupo de personas se reúnen para intercambiar ideas sobre un tema) funciona de maravilla para los trabajos en equipo, pero también para los que no lo son. Nada mejor que escuchar nuevas propuestas, análisis y perspectivas para enriquecer las propias.
  • Representaciones visuales. El uso de métodos como la figuración (representación figurada por medio de dibujos o grafias), relación semántica, similitud lingüística y asociación automática ayuda mucho. Dicho de forma coloquial, si a nuestros apuntes agregamos dibujitos o palabras que nos ayuden a recordar y asociar conceptos, podemos descubrir una forma de estudiar que además de efectiva nos resulte divertida.
También podría interesarte:  ¿Por qué ver videos de lucha libre?

En pocas palabras podemos decir que existen muchas maneras de aprender y lo más importante es encontrar la que mejor te acomode, ya que utilizando la técnica apropiada siempre se consiguen buenos resultados.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios