Muchos recordamos a Super Mario Land cómo un juego divertido y singular. Ante el gran éxito de la saga Super Mario Bros. para el Nintendo Entertainmet System (NES), y la masificación del Nintendo Game Boy como el portátil más popular en el mundo, el personaje emblemático de Nintendo, Mario, no podía dejar de estar presente en la consola “de bolsillo”. Por ello, Nintendo lanzó Super Mario Land en 1989, presentando un nuevo modo de jugar a Super Mario, con notables diferencias respecto a las versiones de la consola casera.

También podría interesarte:  ¿Por qué hay un error en Volver al Futuro?

En primera instancia, el juego tiene sus propias leyes físicas. Por ejemplo, cuando Mario toma algún aditamento o es “tocado” por un enemigo, el juego no se detiene por un segundo, como ocurre en prácticamente todos los títulos de Super Mario. Las bolas de fuego, que Mario obtiene por un item llamado “Superball” y no por la clásica flor, son capaces de tomar para el jugador las monedas que tocan y también rebotan en los muros, lo cual brinda interesantes posibilidades para el jugador. Además cuenta con otras caraterísticas exclusivas, como el hecho de que cuando aplastas a una tortuga, su caparazón se vuelve una bomba y no un arma como en los demás Super Marios de la época (con excepción de Super Mario Bros. 2, de características muy diferentes). Por si fuera poco, este juego cuenta con niveles donde el personaje utiliza un submarino o un avión, idea que fue retomada más tarde para títulos como Super Mario World 2: Yoshi’s Island de Super Nintendo.

También podría interesarte:  ¿Por qué murió Gary Coleman?

La secuela, Super Mario Land 2: Six Golden Coins, con mejores gráficos y en general un diseño más logrado, es más del estilo de títulos como Super Mario Bros. 3.

Super Mario Land, desde luego, aportaba un valor único al jugador: era la única manera posible, en ese momento, de jugar Super Mario en cualquier sitio.

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios