Quizá te has preguntado por qué soñamos y cuál es el significado de esas imágenes e historias, muchas veces francamente intrigantes, que sueles ver en tu cabeza mientras duermes. El significado de los sueños es una de las cosas que desde tiempos inmemoriales se pregunta el ser humano y que aún hoy, a pesar del avance de la ciencia y la tecnología, no consigue responderse del todo.

Por qué soñamos las personas

Primero que nada hay que establecer el motivo por el que los seres humanos soñamos, lo cual es una pregunta que prácticamente nadie es capaz de contestar a cabalidad. No obstante, es de vital importancia ya que todos pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, lo cual por sí mismo es un indicador de que se trata de una función esencial de nuestro organismo.

Un dato que resulta importante para tratar de explicarnos el por qué soñamos es que el cerebro está casi totalmente activo mientras dormimos e incluso el nivel de sangre en él aumenta de manera notable en ese proceso. Una parte de él, empero, deja de funcionar: el llamado centro lógico. Esto explica por qué en ocasiones los sueños pueden resultar tan extraños e imposibles.

También podría interesarte:  ¿Por qué el uso del cempasúchil en las ofrendas?

Existen funciones puntuales que el cerebro realiza mientras estamos dormidos, una de ellas es la selección de los recuerdos que se van a conservar y el desecho de aquellos que considera irrelevantes. Esto explica por qué es mejor descansar luego de una jornada de estudio que pasar la noche en vela tratando de estudiar: el conocimiento estará mejor ordenado si tuvimos una noche de sueño reparador.

Desde el punto de vista de Sigmund Freud, los sueños cumplen la función de satisfacer deseos, especialmente aquellos que no hemos podido alcanzar en la vida real. Sin embargo, aún en la actualidad resulta complicado afirmar cualquier hipótesis, ya que a ciencia cierta no se ha establecido cuál es la función del sueño para nuestro cerebro. Algunas ideas al respecto suponen que:

  • Soñamos por la ya citada idea freudiana del “cumplimiento de deseos”, lo cual genera un cambio “positivo” en nuestra química cerebral.
  • Soñamos debido a una estimulación “accidental” del sistema límbico mientras estamos dormidos (teoría de activación-síntesis), siendo los sueños una interpretación que el cerebro da a dichos estímulos eléctricos, prácticamente aleatorios
  • Soñamos porque durante el proceso estamos ordenando la información entre la memoria temporal y la memoria a largo plazo (ya mencionado arriba). Esto también sería útil al reafirmar conocimiento anterior y que ya ha sido almacenado.
  • Soñamos para desarrollar mecanismos de defensa y manejo psicológicos, así como posibles estrategias ante determinadas circunstancias. Esta hipótesis fue acuñada por Anti Revonusuo, neurocientífico finlandés.
  • Un poco por la tónica del punto anterior, el investigador Deirdre Barrett, de la Universidad de Harvard, señala que plantear situaciones imaginarias mientras estamos dormidos nos permite prepararnos y crear mejores resoluciones a estos, ya que dormidos podemos resolver los problemas de manera más adecuada.
  • Soñamos para seleccionar las mejores ideas. Esta teoría creada por Mark Blechner se llama “Darwinismo onírico” y también es por la tónica de las dos anteriores.
También podría interesarte:  ¿Por qué las personas somos curiosas?

Sea cual fuere el motivo por el que contamos con esta función al momento de dormir, es un hecho que soñar puede ser una actividad tan placentera como intrigante y, en algunas ocasiones, también atemorizante. Por otro lado, un planteamiento final sobre por qué soñamos podría no consensuarse jamás.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios