Los perros de raza o perros de raza pura son, para mucha gente, sinónimo de elegancia, estatus y buen gusto a la hora de elegir una mascota. También se les usa para representar la pureza. Hay quienes piensan que poseer un ejemplar de este tipo de mascota es tener un perro sano, pero la realidad está lejos de eso. Prácticamente todos los canes de esta índole sufren de malformaciones congénitas, muchas de las cuales implican graves problemas de salud para el perro e incluso acortan su vida.

También podría interesarte:  ¿Por qué Excélsior trajo el Día de las Madres a México?

Esto se debe al sistema de crianza, que frecuentemente utiliza la endogamia (es decir, la cruza del perro con un ejemplar emparentado, como su hermano, padre o madre), al no contar siempre con perros de la misma raza en condiciones de fertilidad. Es importante enfatizar en que la crianza de perros de raza es una industria, y como tal debe responder a las necesidades de demanda de un mercado, y a eso se debe que se haya recurrido a tales prácticas.

También podría interesarte:  ¿Por qué los médicos visten de blanco?

Adicionalmente, hay cambios genéticos que también han realizado los criadores con la finalidad de hacer “más estéticos” a los perros, o darles una apariencia de vigor o fuerza, aunque esto haya sido a costa irreversible de la salud de la raza.

Por ejemplo, el Dachshund o “perro salchicha”, no era tan “salchicha” en 1912, cuando W.E. Mason publicó su libro Razas de todos los países. Hoy, esta raza encabeza las listas de perros con lesiones cervicales que derivan en parálisis corporal.

Veamos algunos ejemplos:

 

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios