Las aguas termales o fuentes termales tienen la fama de ser placenteras y saludables, y prácticamente todo el que se ha bañado en ellas les atribuye unas singulares propiedades de relajación.

Las aguas termales, sumamente ricas en sales minerales naturales, se deben al agua de lluvia que se filtra en las porosidades de la roca, generalmente en las zonas volcánicas. Al calentarse el agua que está dentro, sube hacia el exterior de la roca, mientras que el agua fría se queda debajo hasta que se calienta y se repite el proceso, que podría compararse con el de una olla exprés u olla de presión. Además, en el momento en que emerge a la superficie, el agua es rica en sales minerales con los que se mezcla en el interior de las rocas.

También podría interesarte:  ¿Por qué existen las nubes?

Dependiendo de la presión que tenga el agua caliente, ésta puede emerger con mayor o menor fuerza. Hay aguas termales que salen con más presión que otras, como sucede, por ejemplo, con los géiser, que son un verdadero espectáculo de la naturaleza al disparar agua hacia arriba con una espectacular presión.

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios