El Semanario de lo Insólito fue una de las publicaciones más importantes de todo el territorio mexicano. Mucha gente lo recordará por sus portadas de estilo amarillista en las que aparecían las imágenes y encabezados más increíbles.

Creado por José María Flores, el Semanario era una revista que presentaba notas estilo Ripley pero adaptando la información para que atrajera a la audiencia mexicana.

También podría interesarte:  ¿Por qué la hazaña médica de Leonid Rogozov?

De la mano de Editorial Mina, Flores consiguió vender millones de ejemplares de su publicación, que versaba sobre temas como ovnis, milagros médicos, hechos inexplicables, misterios arqueológicos, criptozoología y muchos más.

El Semanario de lo Insólito y su caída

Sin embargo el que otrora fuera uno de los semanarios más exitosos del mercado editorial mexicano fue bajando drásticamente sus ventas debido al mismo factor que ha hecho que la mayor parte de la industria editorial impresa se venga abajo: la llegada del internet. Desde que la Red apareció la manera en que la información fluye entre el público cambió para siempre, dejando atrás los tiempos en los que revistas como Semanario de lo Insólito acarreaban millones de pesos a las arcas de las casas editoras.

También podría interesarte:  ¿Por qué el avestruz esconde la cabeza en la tierra?

Este mismo fenómeno se ha venido dando en toda la industria editorial, como parte de un proceso generacional en el que las tecnologías digitales han sustituido las viejas herramientas de comunicación.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios