Desde el siglo XVI se ha debatido sobre el origen del topónimo Chile, sin que se haya definido con precisión. Es posible que desde antes de la llegada de los españoles se les llamara Chili a la extensión de tierras ubicadas al sur del desierto de Atacama.

Chile1Oficialmente es hasta 1818, durante el gobierno de Bernardo O’Higgins, cuando se dispuso que todos los nacidos en el territorio de Chile, incluidos los aborígenes, serían llamados oficialmente chilenos. Posteriormente, un decreto del director supremo Ramón Freire en 1824 estableció el nombre oficial de “Chile” para designar aquél país.

La referencia escrita más antigua que se conserva es la del historiador Gómez Suárez de Figueroa, apodado Inca Garcilaso de la Vega, quien escribió sobre un encuentro entre el Huiracicha Inca y un grupo de “embajadores del reino llamado Tucma”, a principios del siglo XV:

Los embajadores [dijeron al Inca a su partida:] «te hacemos saber que, lejos de nuestra tierra, entre el sur y el poniente, está un gran reino llamado Chili, poblado de mucha gente, con los cuales no tenemos comercio alguno por una gran cordillera de sierra nevada que hay entre ellos y nosotros; mas la relación tenémosla de nuestros padres y abuelos […]». El Inca mandó tomar por memoria aquella relación, y dio licencia a los embajadores para que se volviesen a sus tierras.

Han surgido varias teorías sobre el origen del topónimo, señalándolo proveniente de las lenguas indígenas aimara, mapuche y quechua. Algunas de ellas son las siguientes:

También podría interesarte:  ¿Por qué nos saludamos de mano?

1.- Chiri (quechua).

Una de las primeras teorías es la que postula que Chile proviene de la palabra chiri (frío, helado), que pronunciaban los indios provenientes de Perú cuando el marsical Diego de Alamagro dirigió por órdenes de Pizarro la expedición a esas tierras. Al respecto escribe Jerónimo de Vivar en el libro Crónica y relación copiosa y verdadera de los Reinos de Chile (1558), lo siguiente:

Fue en el tiempo del invierno cuando allí estuvieron [el Adelantado don Diego de Almagro con cuatrocientos hombres y seiscientos caballos y gran copia de gastadores], y aquel año fue furioso y tempestuoso […] Decíanle los indios a don Diego de Almagro que eran unos indios que habían traído del Pirú que hacía en este valle [de Aconcagua] anchachire, que quiere decir “gran frío”. Quedole al valle el nombre de Chire. Corrompido el vocablo le llaman Chile, y de este apellido tomó la gobernación y reino el nombre que hoy tiene.

2.- Chili o trile (mapuche).

Chile3En el siglo XVIII los jesuitas Miguel de Olivares, Endrés Febrés, Juan Ignacio Molina y Felipe de Gómez de Vidaurre afirmaron que el término Chile se origina de la voz mapuche chili – escrita también tchili, thilli, thili, thrile y tilí-, que es la onomatopeya en esta lengua del canto del pájaro trile, con la que también se llama a este pájaro de la familia de los Icteridae. A este respecto escribe Miguel de Olivares y González, en Historia de la Campaña de Jesús en Chile (1736), lo siguiente:

También podría interesarte:  ¿Por qué las brújulas señalan al norte?

    La etimología de Chile […] la cojen de una avecilla que solo se diferencia del tordo en que tiene los encuentros de las alas amarillos, y todo lo demás de su pluma negra como el tordo y casi de su tamaño, llamada tchili (Trile). Dicen unos que, preguntando los españoles a los indios cómo se llamaba la tierra, estaba este pajarito a la vista; y pensando que preguntaban por el ave, respondieron thili; y así la empezaron a llamar los españoles Chile, y hasta ahora así lo llaman y llamarán.

3.- Chilli (aimara).

A principios del siglo XX, el académico de la lengua Miguel Luis Amunátegui Reyes afirmó que el término proviene de la voz aimara chilli que significa “donde se acaba la tierra”. Sus afirmaciones se basan en varias crónicas como la Historia general y natural de las Indias, islas y tierra-firme de la mar océano, del capitán Gonzalo Fernández de Oviedo, y en diccionarios de la lengua aimara y mapuche. A este respecto, escribió Oviedo:

En este tiempo llegó el capitán Gomez de Alvarado, e dixo quél avia passado adelante de aquella provinçia de Chile é Picones çiento çinqüenta leguas […]; é que informándose de la tierra de adelante, supo é le dixeron [algunos indios] que estaba çerca de la fin del mundo, é le dieron la mesma notiçia quel adelantado se tenia antes que lo enviasse en Chile.

Otro texto de interés que busca desentrañar el debatido origen de la palabra Chile, es el de Apuntaciones lexicográficas (1908) de Amunnátegui Reyes en el que explica que ha habido cuatro variantes del topónimo: “Chilli”, “Chili”, “Chille” y “Chile”. En el citado libro, Reyes expone:

También podría interesarte:  ¿Por qué Annie Edson Taylor fue célebre?

    Los indíjenas continuaron pronunciando Chilli […]

    En cuanto a los españoles del siglo XVI, decían indiferentemente Chili o Chile, pero mas amenudo de este segundo modo que del primero.

    Los que decían Chille fueron los menos numerosos.

    [Alonso de Góngora Marmolejo] llama a nuestro pais alguna que otra vez Chile, pero con mucha mas frecuencia Chille. Los mencionados no son los únicos españoles del siglo XVI que emplean la palabra Chille.

    Si hai motivos tan poderosos para presumir que, antes de la venida de los europeos, los indíjenas pronunciaban Chilli, mas bien que Chili, es claro que han recurrido a un procedimiento erróneo los eruditos que han buscado la significación primitiva, suponiendo que esa palabra tenía la segunda de esas formas, en vez de la primera.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios