Tener un seguro de autos es algo que sin duda alguna todos los conductores debieran considerar. Si aún no lo tienes es momento para ir evaluando las distintas opciones existentes en el mercado dentro de este rubro, ya que cada vez es más frecuente que los gobiernos de todo el mundo adopten legislaciones que obligan a un conductor a contratar una póliza de seguros que los cubra en caso de sufrir algún tipo de siniestro en el camino.

Para empezar hay que hacer mención de que los accidentes automovilísticos se presentan con una enorme incidencia en todas partes del mundo. Por mencionar un ejemplo, hablemos de Argentina, país en que tan solo en 2018 fallecieron 7274 personas debido a los accidentes de tránsito. Y aunque no todos los accidentes dejan víctimas fatales, por lo regular los daños a terceros que se originan con este tipo de percances son difíciles de pagar para el bolsillo común, de ahí la necesidad de contratar un buen seguro de autos que nos ayude a afrontar de mejor manera este tipo de imprevistos. En esta lógica y contexto, contratar una póliza para el auto se vuelve una obligación ciudadana.

También podría interesarte:  ¿Por qué el fin de semana pasa volando?

La contratación de los seguros de autos ha ido volviéndose obligatoria en muchos países ya que genera confianza y estabilidad a las personas que participan en un siniestro y disminuye el riesgo de que los responsables no puedan afrontar las consecuencias del mismo. Hoy en día los seguros de auto son algo normal y que todos los automovilistas utilizan en los países desarrollados. No obstante, en América Latina existe todavía un rezago en cuanto a la contratación de los mismos, atraso que ya empieza a minar gracias a las adecuadas legislaciones que algunos países han llevado a cabo.

También podría interesarte:  ¿Por qué escribir poemas para enamorar?

Siguiendo con el caso de Argentina, existen múltiples opciones de cobertura a elegir a la hora de adquirir un seguro de auto y por supuesto hay que considerar, pero no limitarnos a, las exigencias que el gobierno ha estipulado en torno a esto.

En el país cualquier persona que sea propietaria o conductora de un auto, acoplado o semiacoplado, tiene como obligación contratar una póliza de seguros.  Un seguro de responsabilidad, mejor conocido como de daños a terceros, basta para cumplir con esta disposición oficial, sin embargo hay pólizas mucho más amplias que vale la pena evaluar de manera crítica y comparativa antes de tomar una decisión final.

En ocasiones no basta con el mínimo requerimiento legal para poder salir avante ante un problema vial. Por ello es conveniente revisar a conciencia los planes de seguros de autos que existen y decidir qué es lo que más nos conviene, tomando en cuenta nuestras necesidades y por supuesto el tipo de vehículo que tenemos y el uso que se le da.

También podría interesarte:  ¿Por qué las sesiones de fotos a newborn o recién nacido?

Existen posibilidades muy interesantes que, aunque no estén dentro del marco legal obligatorio, sí son importantes. Por ejemplo, por medio de la contratación de una póliza ampliada, el usuario puede contar con una protección adicional de suma importancia, la relativa a los daños que pueda sufrir su propio vehículo con el percance. Ese tema es de vital importancia y no por el hecho de que la ley no obliga a contratar este tipo de póliza, quiere decir que la idea debiera ser desechada.

¿Respondió tu pregunta?

comentarios