Todos hemos escuchado la denominación sobre los Pueblos Mágicos, denominación oficial que el gobierno mexicano ha otorgado a determinados lugares de la República.

Algunos lugares que han sido nombrados Pueblos Mágicos han adquirido una gran fama y otros sin lugar a dudas siempre la han tenido.

La denominación de los Pueblos Mágicos

Según el gobierno mexicano, el término Pueblos Mágicos tiene que ver con la revaloración de determinados lugares que “siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación” y que representan “alternativas frescas y diferentes para los visitantes nacionales y extranjeros”.

También podría interesarte:  ¿Por qué Jalisco perdió parte de su territorio?

La denominación de Pueblo Mágico se le otorga a localidades “con atributos simbólicos, historias y leyendas, llenos de hechos trascendentes, cotidianidad y un encanto peculiar”.

De esta manera, se puede concluir que los parámetros para denominar como Pueblo Mágico a alguna localidad son más bien de corte subjetivo, y forman parte de una estrategia de promoción del turismo implementada por el Estado mexicano.

Según la propia comunicación oficial, el llamado Programa Pueblos Mágicos y Destinos Prioritarios (PROMÁGICO) “se estableció para otorgar subsidios a las entidades federativas con el objetivo de diversificar y mejorar la calidad de estos destinos, productos y servicios turísticos, así como estimular y fomentar la inversión pública y privada, para generar derrama económica, empleo, desarrollo social y económico en beneficio de la comunidad receptora, así como mejorar la infraestructura e imagen urbana de las localidades”.

También podría interesarte:  ¿Por qué los tatuajes no se borran?

Hasta 2017 se le había denominado Pueblos Mágicos a 111 localidades de la República Mexicana, pertenecientes a estados como Coahuila, Chihuahua, Tlaxcala, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Chiapas, Guerrero, Querétaro y Quintana Roo.

 

 

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios