El John Collins Big Dipper era un juego que todo el mundo quería montar. Se encontraba en el Battersea Park Funfair de Londres, Inglaterra. Una montaña rusa que gozaba de gran popularidad, hasta que en 1972 se convirtió en la peor tragedia sucedida en un juego de este tipo.

La cuerda que llevaba a los carros hacia la colina de inicio del juego se rompió, haciendo que éstos bajaran en caída libre, sin freno alguno y estrellándose contra otro carro. Cinco niños murieron y 13 más resultaron con graves heridas producto del impacto. Debido a este accidente, el parque cerró sus puertas para siempre dos años después, a causa de la baja en popularidad que experimentó a raíz de la tragedia.

También podría interesarte:  ¿Por qué el Museo Nacional de las Intervenciones?

Sin embargo esta no es la única ocasión en que una montaña llamada Big Dipper sufrió un terrible accidente. En 1930, en Nebraska, otro Big Dipper protagonizo su propia tragedia cuando un tren de la atracción descarriló, matando a 4 personas.

 

¿Respondió tu pregunta?

comentarios