Si te preguntas por qué la publicidad y la propaganda son textos discontinuos, te brindaremos una respuesta a tu pregunta de forma sencilla y breve.

La publicidad y la propaganda son textos discontinuos: estableciendo definiciones

Primero que nada hay que definir qué son los textos continuos y qué los textos discontinuos.

Los textos continuos están formados por párrafos y conforman oraciones. Se leen de forma lineal y frecuentemente forman parte de estructuras gramaticales mayores. Se clasifican por el tipo de texto (objetivo retórico). Por ejemplo textos narrativos, expositivos, argumentativos y descriptivos.

También podría interesarte:  ¿Por qué Cerveza Montejo se llama así?

En contraste los textos discontinuos se caracterizan por requerir modos no lineales de lectura. Por ejemplo las tablas, gráficos, cuadros, mapas, diagramas y formularios, en este rubro también se puede clasificar a las frases publicitarias y a prácticamente todo el contenido que las campañas de esta índole presentan.

Es decir, la forma en la que se presenta la información es lo que define si los textos son continuos o discontinuos. En la publicidad se utilizan los segundos debido a que este tipo de contenido es el que tiene mejores resultados por ser proclive a transmitir los mensajes publicitarios de una manera rápida y eficaz. Como un ejemplo se puede citar a los eslóganes, textos breves que provocan una rápida identificación de una marca en la memoria de un consumidor potencial.

También podría interesarte:  ¿Por qué quitaron la Coca Zero?

Más sobre marcas

¿Respondió tu pregunta?

comentarios