En México, si has ordenado o participado en una construcción, sabes que cuando se cuela una losa se invita comida a todos los trabajadores que participaron en el proceso. Esa es una tradición que lleva muchas décadas vigente y cuyo origen no muchas personas conocen.

Cuando se cuela una losa se invita la comilona

El “colado” es el proceso de construcción del techo o losa de una casa. Se celebra debido a que se considera la terminación de la obra y porque se trata de un trabajo sumamente duro, en el que los trabajadores cargan botes de 20 litros de mezcla (de cemento, agua, grava y arena) sobre sus hombros y lo disponen sobre la cimbra, una estructura de tarimas que sostienen el peso del cemento hasta que éste solidifica.

También podría interesarte:  ¿Por qué el sábado se trabaja medio día?

La comida que el dueño de la obra invita a los albañiles es un premio para ellos por su trabajo, y se piensa que esta costumbre data de los tiempos del porfiriato, cuando las grandes obras de dicho régimen hacían que los obreros de la construcción se sometieran a arduas jornadas de trabajo físico.

El ritual del colado sin duda alguna es de los más importantes que se celebran entre los trabajadores de la construcción en México, y es parte de la cultura popular de este país, al grado que muchas personas que no tienen una relación directa con la industria de la construcción conocen perfectamente esta costumbre, y cuando se ven en la necesidad de realizar alguna construcción contratan personal para el trabajo y, llegado el momento, invitan la comida para ellos.

Cuando se cuela una losa se invita comida

La comilona a la hora de realizar el colado de una losa es un ritual esencial. Para los trabajadores de la construcción, comer en el lugar de trabajo es un proceso no solo necesario, sino vital, que les proporciona un espacio de convivencia grupal y relajación

¿Respondió tu pregunta?

comentarios